lunes, 18 de diciembre de 2017

Llamadme Alejandra | Espido Freire

Título: Llamadme Alejandra
AutoraEspido Freire
Género: Novela histórica
Editorial: Planeta
ISBN: 978-84-08-16940-6
Nº de páginas: 368 págs.
Precio: 20,50 €

La familia del último zar de Rusia permanece recluida en Ekaterimburgo, a más de dos mil kilómetros al este de San Petersburgo, donde Nicolás I, su esposa y sus cuatro hijos han vivido una existencia de lujos mientras su imperio se desmorona peligrosamente. Convertidos en prisioneros del ejército rojo en la casa Ipatiev, Alejandra Romanov, la última zarina, recuerda su vida con profunda melancolía mientras aguarda un destino incierto para ella y sus seres queridos. 

Llamadme Alejandra es una novela histórica que repasa la biografía de la última zarina en primera persona. Desde su último destino en Ekaterimburgo, donde sería ejecutada junto a su marido y sus hijos, Alejandra Romanova echa la vista atrás y revive toda su existencia desde su nacimiento en 1872 en el seno de una familia principesca. La sexta de los siete hijos del Gran Duque Luis IV de Hesse y la Princesa Alicia del Reino Unido, hija de la Reina Victoria,  Alix, como se la conocía cariñosamente, resigue una infancia triste que desembocó en una juventud marcada por el enamoramiento que sintió hacia Nicolás Romanov. 

Alejandra nos susurra al oído el amor que sintió por aquel hombre que terminaría siendo zar de un vasto imperio a la vez que nos confiesa lo difícil que fue recibir la aceptación de la familia imperial rusa. Conmovedora es la parte del libro en el que la zarina nos abre su corazón para relatarnos la angustia que vivió durante todos los largos años en los que el pueblo ruso, la corte, los que la aceptaban pero también, y sobre todo, los que nunca la quisieron como zarina, esperaban impacientes la llegada de un heredero. Agónica llega a ser la descripción de los distintos partos de las cuatro duquesas, Olga, Tatiana, María y Anastasia, y los abortos que no sólo la debilitaron físicamente. La felicidad que supuso la llegada de Alexis fue efímera pues cuando Alejandra y Nicolás descubrieron que el pequeño era hemofílico sus sueños y esperanzas se resquebrajaron. 

La entrada de Rasputín en su vida, tan criticada por muchos, ocupa buena parte del relato en el que parece que Alejandra intenta una y otra vez justificar su decisión de haber abierto las puertas de palacio y depositar su confianza en aquel santón misterioso y oscuro. 

A lo largo de la novela, la vida de Alejandra Romanova se entrelaza con la historia de los primeros años del siglo XX, un tiempo convulso y apocalíptico en muchos casos. Los levantamientos de 1905, la Primera Guerra Mundial y la Revolución de Octubre que supondría el final de un régimen y de sus propias vidas son relatados desde la óptica de una mujer que vive en un palacio de cristal muy frágil. La participación de la zarina y sus hijas en los hospitales de guerra durante el primer conflicto global intentan darnos un toque de humanidad de una mujer que parecía más un icono que un ser humano, al menos a ojos de su pueblo. Un pueblo que moría de hambre y que arrastró a todo un imperio a una revolución que cambiaría el curso de la historia de Rusia y de toda Europa. 




Llamadme Alejandra es una novela íntima, que nos invita a mirar por el ojo de la cerradura de las vastas puertas de palacios como el suntuoso Palacio de Invierno en San Petersburgo o Tsárskoye Seló a las afueras de la ciudad y que fue durante años su verdadero hogar. La vida diaria, las rutinas curiosamente sencillas de la educación y los juegos de las jóvenes duquesas y el pequeño zarevich se deslizan a lo largo de las páginas de la novela. 

La voz de Alejandra desaparece después de habernos relatado el estallido de la revolución, la humillante abdicación de su marido y la detención de toda su familia. En la última parte de la novela, la palabra de la zarina se va intercalando con cartas personales de los miembros de su familia hasta que deriva en un silencio precursor del más triste de los desenlaces. Toma entonces la palabra una mujer del pueblo a quien los miembros del ejército rojo le encargan junto a otras personas, limpiar y borrar todo rastro de la ejecución de toda la familia imperial y parte de su servicio en el sótano de la casa Ipatiev. 

Premio Azorín 2017, Llamadme Alejandra es una reflexión muy personal sobre los hechos vividos en la Rusia del último zar. A veces da la sensación que la propia Alejandra intenta justificar su destino para que quien la escucha la entienda y se gane su afecto. Su ejecución y la de toda su familia fue un hecho dramático que fue criticado por algunos y asumido como necesario por otros. Al final, su historia pretende ser el relato de una vida que ni ella ni sus hijos escogieron, siendo víctimas de su propio destino. 

Espido Freire es una reputada escritora que ha sido galardonada con varios premios y ha recibido una espléndida acogida por parte de la crítica y del público a lo largo de su carrera literaria. 

1 comentario:

  1. Me llama muchísimo la atención el personaje, la familia en general. Me lo apunto =)

    Besotes

    ResponderEliminar

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo