lunes, 25 de septiembre de 2017

Eso no estaba en mi libro de Historia del Arte | Manuel Jesús Roldán

Título: Eso no estaba en mi libro de Historia del Arte
Autor: Manuel Jesús Roldán
Género: Ensayo
Editorial: Almuzara
ISBN: 978-84-17044-58-9
Nº de páginas: 304 págs.
Precio: 17,95 €

Existen infinidad de libros de arte. En casi todos, siguiendo un estricto orden cronológico, se nos van presentando los aspectos técnicos y estilísticos de cada uno de los momentos artísticos. Pero hay muchas cosas que en esos libros quedan en el tintero. Algunas de esas, las encontraréis en este curioso y entretenido ensayo.

Eso no estaba en mi libro de historia del arte es un libro ameno que nos acerca a facetas muy distintas a las que los grandes manuales nos tienen acostumbrados. Anécdotas, curiosidades, análisis sobre distintos tipos de artistas, todo ello nos da una visión alternativa de pintores, escultores y creadores en general. 

El libro empieza con un extenso capítulo que, por su temática, me ha parecido brillante. En él, bajo el título de Ellas, nos acerca las biografías de pintoras que una y otra vez fueron omitidas en los libros sobre arte en un pasado no tan lejano. Como nos explica el autor, hay un buen número de nombres de mujeres que, en cada etapa de la historia, alcanzaron una fama y un reconocimiento público que fue posteriormente silenciado. Un silencio que Manuel Jesús Roldán ha decidido ayudar a romper con este amplio capítulo en el que nos acerca nombres que cada vez son más conocidos gracias a labores de visibilización como esta. Sonofisba Anguissola, Judith Leyster, Angélica Kauffman, Lee Krasner, por citar a algunas, hasta catorce pintoras y escultoras aparecen en este capítulo pero a lo largo del libro se van colando estos y otros nombres de artistas femeninas.

Tamara de Lempika - Autorretrato


El segundo capítulo, El "Selfie" del artista, es un curioso repaso por los primeros y más curiosos autorretratos de autores a lo largo de los siglos. Desde el autorretrato solemne del pintor alemán, Alberto Durero, hasta el sutil autorretrato de Jan van Eyck en el hermoso lienzo Matrimonio Arnolfini, el autor nos descubre a una larga lista de autores que inmortalizaron su rostro en solitario o incorporado a la escena pintada. Goya, Velázquez, Élisabeth Vigée-Lebrun, Rembrant, Rubens, y una larga lista de autores que se adelantaron a la moda del Selfie

Artistas suicidas nos acerca a una de las facetas más oscuras de la historia de muchos hombres y mujeres cuya vida privada estuvo plagada de contradicciones y angustias que plasmaron, antes de terminar con sus tortuosas vidas, en obras inquietantes. 

Venus recreándose en la música - Tiziano

El capítulo titulado El origen del mundo es un interesante estudio sobre la representación de la sexualidad femenina a lo largo de la historia del arte. Durante siglos, nos explica el autor, la representación el sexo de la mujer ha estado envuelta en el tabú, en el ocultamiento, en la idealización, en la superstición o incluso en la adoración. 

Muy interesante me ha parecido también el amplio capítulo dedicado a los Rechazados, a los muchos artistas cuya obra no fue aceptada o no fue entendida. Tantos fueron que incluso en el siglo XIX se aplicó el término de Salons des Refusés (Salón de los rechazados) a aquellas obras no aceptadas por las exposiciones oficiales, siendo el punto de inicio de un nuevo concepto del Arte, especialmente con la creación de una exposición aparte en el años 1863, cuando fueron rechazadas más de 3.000 obras de arte. Obras tan emblemáticas como El juicio final de Miguel Ángel, que tuvo que ser retocada para que fuera aceptada por la curia vaticana o el imponente Martirio de San Mauricio y la Legión Tebana, de El Greco, que no fue del agrado de un exigente Felipe II que, a pesar de pagar lo estipulado, 800 ducados, decidió su sustitución por una interpretación del tema propuesto. También otras menos conocidas, como El taller del pintor, de Gustav Coubert, o el cuadro que daría nombre a todo un movimiento artístico, Impresion soleil levant, de Claude Monet. El autor nos explica, una por una, las razones de su, a veces, incomprensible rechazo.

Martirio de San Mauricio - El Greco

Genio y figura nos acerca al lado oscuro de muchos artistas violentos o locos, o ambas cosas, que fueron grandes creadores de arte con personalidades turbias y, a veces, censurables. 

Me ha gustado mucho el repaso que se hace en el capítulo Atentados contra el arte, a las muchas agresiones que pinturas y esculturas han sufrido a lo largo de los siglos de la mano de personas que pretendían reivindicar algo, como la sufragista que dañó la Venus del espejo de Velázquez en la National Gallery de Londres, o porque eran simples dementes que oían voces que les impulsaban a dañar obras inmortales como la Piedad de Miguel Ángel del Vaticano o el David, del mismo autor, en la Academia de Florencia. 

Decoro cristiano recupera lienzos y esculturas en los que se muestra a Cristo desnudo, algo que no ha sido tan inusual a lo largo de la historia del arte, junto a otros tabús mantenidos a lo largo de los siglos sobre algunas de las figuras sagradas del cristianismo. 

Venus del espejo - Velázquez

Como veis, Eso no estaba en mi libro de historia del arte es un libro muy interesante, que se lee fácilmente, ameno y entretenido que nos da una visión distinta del mundo de la creación, un enfoque original del genio en la historia de la humanidad. 

Su autor, Manuel Jesús Roldán, es licenciado en Geografía e Historia (Especialidad en Historia del Arte) por la Universidad Hispalense. Es profesor de Enseñanza Secundaria y de la «Universitas Senioribus» de la Fundación CEU San Pablo; ha orientado sus estudios en torno al patrimonio artístico de su ciudad y de su Semana Santa, habiendo publicado más de una centenar de artículos en diarios y revistas especializadas. 

Si os gusta el arte, la historia y las curiosidades, este es vuestro libro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo