jueves, 5 de enero de 2017

Una habitación propia | Virginia Woolf

Título: Una habitación propia
Autora: Virginia Woolf
Género: Ensayo
Editorial: Alianza editorial
ISBN: 9788420671727
Nº de páginas: 160 págs.
Precio: 10.20 €

En el otoño de 1929 veía la luz uno de los libros clave para entender el feminismo del siglo XX. Virginia Woolf publicaba Una habitación propia, un alegato en defensa de las capacidades intelectuales de las mujeres. El libro recoge las conclusiones de una serie de conferencias que la escritora había realizado en distintas universidades femeninas de Inglaterra. Con sus palabras, Virginia puso sobre la mesa la necesidad de dejar que las mujeres desarrollaran su talento en igualdad de condiciones que los hombres.

Una habitación propia es una joya de la literatura contemporánea. Con la maestría de una grande de las letras como fue Virginia Woolf, el libro es una defensa magnífica de las mujeres. Para exponer sus ideas, Virginia dio vida a Judith, una imaginaria hermana de Shakespeare. 

Imaginemos, ya que los hechos son tan difíciles de atrapar, qué hubiera sucedido si Shakespeare hubiera tenido una hermana, maravillosamente dotada, llamada Judith. [...] Era tan audaz, tan imaginativa, tan impaciente de ver el mundo como él. Pero no la mandaron a la escuela. No tuvo oportunidad de aprender [...]

Virginia Woolf nos habla de los hombres que se empeñaron en menospreciar a las mujeres para hacerse sentirse superiores a ellas, tales como Napoleón o Mussolini. Y de las mujeres que consiguieron alcanzar sus sueños literarios y ganarse la vida con su talento, aunque pusiera en juego su moralidad. Virginia nos recuerda casos como el de Aphra Behn

Pues ya que lo había hecho Aphra Behn, las muchachas podían decir a sus padres: No necesitan darme una pensión; puedo ganar dinero con mi pluma. Por supuesto la contestación fue, por muchos años: "¡Sí, llevando la vida de Aphra Behn! ¡Antes la muerte!". [...] Aphra Behn demostró que se puede ganar dinero escribiendo, mediante el sacrificio, tal vez, de ciertas cualidades agradables. 




Otras escritoras, como Jane Austen, George Eliot o las hermanas Brönte reciben el homenaje y reconocimiento de Virginia, demostrando con sus ejemplos que las mujeres tienen las mismas capacidades que los hombres para escribir. 

La tesis de Virginia en defensa de la independencia de las mujeres pasaba por un argumento bien sencillo, el dinero: 

De los dos - el voto y el dinero - me ha parecido mucho más importante el dinero. 

La propia escritora reconoce en su obra que fue gracias a una herencia recibida de su tía, Mary Beton, de la que recibiría quinientas libras al año para toda la vida. Con esta renta, pudo dedicarse a escribir, a desarrollar un talento y a regalar al mundo textos inmortales. Un cuarto propio y dinero para subsistir. Era lo que las mujeres necesitaban para poder sacar a la luz el talento que durante siglos se les había prohibido mostrar al mundo.

Una habitación propia es un magnifico ensayo. Una reflexión sobre la opresión al sexo femenino. Escrito con la grandeza literaria de una escritora genial. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo