lunes, 2 de enero de 2017

Las mujeres que no pierden el hilo | Thomas Blisniewski

Título: Las mujeres que no pierden el hilo
Subtítulo: Retratos de mujeres que hilan, tejen y cosen, de Rubens a Hopper
Autor: Thomas Blisniewski
Género: Ensayo
Editorial: Maeva
ISBN: 978-84-92695-13-3
Nº de páginas: 152 págs.
Precio: 29.50 €

La imagen de una mujer junto a una rueca, un huso, una aguja o un bolillo se ha repetido miles y miles de veces en la literatura y en la pintura. La mitología, la religión, la historia ha hecho del trabajo del bordado, el hilado, el zurcido una manera de recluir a las mujeres en espacios íntimos. Tareas que muchos pintores han convertido en auténticas obras de arte.

Las mujeres que no pierden el hilo es un exquisito libro de arte en el que el hilo conductor es precisamente eso, el hilo que utilizaron mujeres, diosas y seres míticos a lo largo de los siglos. Más de cincuenta cuadros analizados desde una óptica concreta. El autor, Thomas Blisniewski, nos acerca a escenas en las que las mujeres son las protagonistas y sus labores con el hilo su principal actividad. 

La mitología convirtió a las Parcas en hacedoras de vida a través del hilado o a Aracne una osada tejedora que se enfrentó a la mismísima diosa Atenea. Penélope esperó a su amado Ulises tejiendo una túnica roja que deshacía por la noche para cumplir la promesa hecha a sus pretendientes de escoger a uno de ellos cuando terminara su obra. 


Penélope y los pretendientes (John Williams Waterhouse)

La tradición cristiana también puso a Eva a trabajar la lana y a la virtuosa María, desde su infancia hasta su condición de madre, cosiendo humildemente. Santas como Santa Isabel de Hungría permanecían sentadas ante una rueca adoctrinando a las mujeres de su tiempo en la necesidad de ser obedientes y cumplir con sus labores. 

Mujeres anónimas captadas en su silenciosa y sencilla intimidad o reinas, aristócratas y burguesas, trabajando hacendosas en obras de arte que tuvieron en muchas ocasiones un objetivo ejemplificador. Todas, fueran del estatus social que fueran, debían estar unidas a sus labores de esposas y madres. Y el hilo era lo que unía su destino. Incluso cuando se implicaban en cuestiones políticas, lo hacían cosiendo los atuendos varoniles de sus hijos, padres o esposos. 

Las mujeres que no pierden el hilo recopila obras de pintores como Zurbarán, Rubens, Murillo, Durero, Velázquez, Bouguereau. También pintoras como Marianne Stokes, la archiduquesa María Cristina de Austria, Suzette Henry, Mary Cassat, Laura Alma-Tadema o Frida Kahlo


Dulce aplicación (Laura Alma-Tadema)

El libro Las mujeres que no pierden el hilo presenta todas las obras a página completa con una explicación en la página opuesta en la que el autor nos descubre el por qué de la actividad textil de sus protagonistas. Desde niñas hasta ancianas, pasando por jóvenes casaderas y damas de la alta sociedad, todas se transforman en preciosas obras de arte. 

Thomas Blisniewski, autor de Las mujeres que no pierden el hilo, es uno de los historiadores del arte más reconocidos de Alemania. Ha trabajado como conservador de museos antes de centrar su trabajo en el estudio de la vestimenta a lo largo de la historia. Actualmente es director de departamento en el Instituto de Ciencias del Textil de la Universidad de Colonia, actividad que compagina con la docencia y la divulgación.

Las mujeres que no pierden el hilo es un libro magnífico, encuadernado en alta calidad. Un regalo para los amantes del arte y una joya para quienes nos apasiona la historia en femenino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo