miércoles, 4 de enero de 2017

Feminismos europeos, 1700-1950 | Karen Offen

Título: Feminismos europeos, 1700-1950
Subtítulo: Una historia política
Autora: Karen Offen
Género: Ensayo
Editorial: Akal
ISBN: 978-84-460-3269-4
Nº de páginas: 560 págs.
Precio: 36 €

A lo largo de los siglos, las mujeres han luchado de muy diversas maneras para encontrar un lugar digno en la sociedad. Desde principios del siglo XVIII, los discursos feministas fueron tomando forma, evolucionando y madurando. Durante más de dos siglos, mujeres de toda Europa avanzaron en su lucha por la emancipación de la mujer y el derecho al voto. Pero no todas lo hicieron de la misma manera.

Feminismos europeos, 1700-1950. Una historia política es un recorrido histórico por doscientos cincuenta años de luchas feministas en el viejo continente. Un análisis exhaustivo y apasionante de las muchas voces que se alzaron desde principios del siglo XVIII hasta mediados del siglo pasado que nos ofrece una visión de conjunto de la historia del feminismo. A lo largo de la obra se revisan los distintos matices, las reivindicaciones concretas y los logros alcanzados por unas mujeres, y también algunos hombres, que insistieron una y otra vez en la igualdad de todos los ciudadanos. 

El feminismo reivindica un reequilibrio entre mujeres y hombres del poder social, económica y político, dentro de una sociedad dada, en favor de ambos sexos, en el nombre de su humanidad común pero con respeto por sus diferencias. 

El libro se divide en tres grandes partes, una por cada uno de los tres siglos analizados. Al contrario de lo que a veces se ha pensado, las reivindicaciones feministas no surgieron de la Revolución Francesa o la Revolución Industrial. La autora hace una revisión de las raíces del feminismo en Europa, que se hunden en la Edad Eedia, con la disputa literaria francesa conocida como la Querella de las mujeres e incluso antes. 

Mary Wollstonecraft (Siglo XVIII)
Feminista autora de la Vindicación de los derechos de las mujeres

En el primer capítulo la autora hace un recorrido por las reivindicaciones femeninas que tuvieron lugar aún en el Antiguo Régimen: 

Las feministas del siglo XVIII reivindicaban una igualdad "natural" de los sexos previa a toda organización social y política y demandaban, de acuerdo con esto, la igualdad completa de los sexos en la sociedad organizada. Ellas destacaban la desventajosa situación legal y económica de las mujeres en el matrimonio institucionalizado y exigían un reconocimiento de los derechos de las mujeres "como mujeres". 

En aquel tiempo se planteaba también la necesidad de un acceso igualitario a la educación, una reivindicación que ya estaba viva en siglos pasados. Distintos textos escritos por hombres y por mujeres abogaban ya entonces por la necesidad de destruir las barreras que sometían a las mujeres, cuyas capacidades eran vistas por algunos hombres como una verdadera amenaza para ellos. Con la Revolución Francesa, se dio un importante paso al frente: 

El feminismo no "nació" en 1789, pero el principio de la revolución desencadenó una espectacular erupción de exigencias femeninas bien formuladas; a algunos les pareció como si el propio monte Vesubio hubiera explotado de nuevo.

El siglo XIX vivió avances y retrocesos en las reivindicaciones feministas que fueron paralelas a las revoluciones decimonónicas. Se perfilaron también las distintas tendencias socialistas-marxistas enfrentadas a un "feminismo burgués". El papel de las mujeres trabajadoras en la naciente industria fabril, su encaje con la maternidad, las teorías que se empeñaban en mantenerlas encerradas como "ángeles del hogar" provocaron encendidos debates a lo largo de un siglo que vio cómo el feminismo se internacionalizaba. Demandas como el sufragio femenino empezaban también a tomar forma y a prepararse para un siglo XX que iba ha provocar cambios profundos en la sociedad y en la vida de las mujeres. 



Las guerras que asolaron la Europa del siglo pasado interrumpieron la lucha feminista y sacudieron las estructuras sociales establecidas. Las mujeres habían tenido que participar activamente en las distintas contiendas sustituyendo a sus padres, hermanos e hijos en las fábricas y en los trabajos considerados secularmente como masculinos. 

Después del trauma y las pérdidas de la guerra, y con el final de la masiva movilización temporal de las mujeres como trabajadoras y voluntarias para el esfuerzo bélico los debates sobre la cuestión de la mujer siguieron ocupando un lugar central en la política y en la vida cultural y europea. En el replanteamiento de las reivindicaciones feministas de posguerra, se desarrolló un cisma creciente entre aquellos que insistían en los derechos absolutos de las mujeres como individuos y aquellos que ponían el énfasis en las responsabilidades de las mujeres hacia la sociedad como madres o como trabajadoras. 

El libro concluye planeando los retos que se pusieron sobre la mesa a mediados de un siglo XX que vio cómo el feminismo se globalizaba y sus demandas y reivindicaciones evolucionaban. 

Karen Offen, autora de Feminismos europeos, 1700-1950, es investigadora e historiadora. Su magnífica obra nos regala una revisión detallada de la historia del feminismo. Un libro absolutamente imprescindible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Has leído este libro? Me encantaría conocer tu opinión sobre el mismo